China: Persecución y deportación

El Gigante Asiático sigue siendo uno de los mayores desafíos para llevar el Evangelio no solo por su enorme peso demográfico sino por su creciente ola de hostigamiento hacia el cristianismo.

En efecto, se conoció esta semana que se están deportando a pastores y misioneros que han ido a establecerse en el país. Esta oposición se manifestó incluso en ámbitos que no son directamente espirituales.  Cristianos que ayudan a niños en orfanatos también fueron amenazados en los últimos días.

China concentra a casi un tercio de la población mundial y es una de las mayores economías del planeta. Vive en un sistema de partido único que si bien hace relativamente poco reconoció la propiedad privada, todavía no lo hace en lo religioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAPAS
Genesis – Misiones

Una breve introducción al inicio de la obra misionera en la Iglesia de Dios.